Matafuego, un elemento que falta en casi todos los hogares

Según datos de una encuesta nacional, en 8 de cada 10 viviendas no hay extintores. Expertos en seguridad locales dijeron que la misma falencia se observa en Mendoza.

Por  Miguel Títiro

A pesar de los sucesos trágicos relacionados con el fuego en hogares, como ocurrió hace días en una humilde vivienda de San Rafael donde murieron 2 niños, aún la gente no toma toma conciencia en asegurar las medidas de seguridad.

Una de ellas, tal vez básica, es la tenencia de matafuegos en los hogares, pero estos brillan por su ausencia en la mayoría de las casas mendocinas.

Una investigación realizada para el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), reveló que 8 de 10 hogares se encontrarían desprotegidos frente al inicio de focos ígneos de mínimas dimensiones, dado que no contarían con extintores.

Aunque el estudio tuvo alcance nacional, con una consulta que abarcó a más de 368 personas en todo el país, esa falencia también vale para Mendoza.

Además, la mitad de los consultados afirmó no sentirse seguro en cuanto a cuál sería el uso correcto de un extintor. La encuesta para el instituto IRAM la materializó la empresa D’Alessio Irol.

En los empleos

En los espacios laborales, la tenencia de matafuegos es una exigencia obligatoria establecida por las legislaciones legales, municipales y de origen nacional, que se refieren a la cantidad y tipo adecuados al lugar.

En relación a las empresas, en la consulta se encontró que la mayoría del personal (84%) tiene presente el lugar donde están emplazados los extintores. Sin embargo, en este capítulo aún queda un trecho para la mejora: sólo la mitad de los empleados consultados recuerda haber recibido entrenamiento sobre cómo actuar frente a un incendio.

Un experto como Ricardo Frasca, licenciado en Seguridad e Higiene, sostiene que son pocos los domicilios que tienen la precaución de contar con estos elementos. Frasca sí valoriza las campañas de concientización de las empresas, como por ejemplo la Refinería de YPF, que hace unos años le regaló a cada uno de los agentes de la planta industrial un matafuegos para la casa.

En su opinión, las bodegas también han progresado mucho en la materia, y coincide con el ingeniero laboral y ambiental Daniel Tramontana, en general no recibimos una formación en seguridad de la infancia por parte de nuestro sistema de educación. “Es muy importante que los niños y los adolescentes sean portadores de la información al respecto, y que la misma se convierta en un hábito”.

El director de Defensa Civil de la provincia, Marcelo Dapas, por su experiencia de años en sofocar incendios que empezaron casi de nada, sostiene que las casas deberían contar con extintores, aunque sea de un kilogramo, para atacar el pequeño foco. Es de los que insisten en que debe ensayarse el uso de estos aparatos,  “para saber usarlos en el momento preciso”.

Este especialista recuerda que no sirve decir que contamos con el matafuegos del auto, ya que por distintas razones debemos tener uno dentro del lugar de nuestra residencia.

Walter, un vecino de la ciudad, refirió que él tiene extintor en el hogar porque recibió cursos y se habituó. Recomendó “marcar la salida de nuestra casa por cualquier emergencia, como ocurre en los cines o en los centros comerciales”.

Jorge Lombardich, especialista en higiene y seguridad laboral, con desempeño en el INTA, sostiene que “en una vivienda humilde, los riesgos se potencian por diversos factores: la forma de calefaccionar con leña en un tacho; garrafas que pierden gas; instalaciones eléctricas caseras (sin supervisación de Edemsa) y otras circunstancias; en estos hogares más vulnerables habría que trabajar mucho enseñando prevención”.

A su juicio, son muy pocas las residencias de los barrios cuyos moradores cuentan con extintores.

Repitió lo que dijeron los otros especialistas: además hay que saber emplearlos.
Más allá de nuestro hogar y del trabajo, hay otro lugar fundamental para proteger: las escuelas donde concurren nuestros hijos.

En este rubro, la investigación observó que sólo  2 de cada 10 padres consultados tenía la certeza de que en el colegio de sus chicos  los han preparado para este tipo de contingencias (a través de brindar información, realizar simulacros, etc.).

En este punto, se señaló que sería fundamental tomar un papel activo junto a la comunidad educativa e impulsar actividades de prevención.

SITIO WEB
Los Andes, [Web en línea] http://www.losandes.com.ar/notas/2013/8/5/matafuego-elemento-falta-casi-todos-hogares-730262.asp [Consulta: 1-8-2013]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*