413599

El work-life balance no es sólo un reclamo femenino: el 70% de los hombres quieren integrar el trabajo con su vida personal

Según un estudio de Bain & Company, 7 de caca 10 profesionales quiere tener una participación similar a la de la mujer en el cuidado y crianza de sus hijos

Durante años ha sido una creencia común que las mujeres valoran la flexibilidad en la vida laboral más que los hombres y que, mientras ellos sólo quieren llegar a la cima de su carrera, las mujeres priorizan otros aspectos.

Pero un estudio reciente de Bain & Company llamado Integrating Work and Life realizado sobre 1.500 graduados y estudiantes de MBA descubrió que el “work-life balance” no es sólo una cuestión femenina. Un número casi igual de hombres y mujeres egresados de escuelas de negocios planean dar un lugar de importancia a sus compromisos no laborales y no sólo al crecimiento profesional.

Este estudio también refleja otras similitudes en las preferencias profesionales de hombre y mujeres indicando un acercamiento de la brecha de género. Tanto hombres como mujeres eligen ingresar a escuelas de negocios para tener mejores opciones de carrera y más experiencia. Ambos géneros aspiran a trabajos similares luego de graduarse. La primera preferencia de ambos géneros sigue siendo consultoría, y además el 69% de las mujeres y 68% de los hombres manifiestan que desean acceder al top management.

Sin embargo, tanto hombres como mujeres quieren más espacio en sus vidas para sus familias y compromisos no laborales. Las diferencias de género están comenzando a disiparse y ambos géneros ahora tienen inquietudes tradicionalmente vistas como exclusivamente femeninas.

Los hombres están pensando en su futuro rol como padres además de en sus aspiraciones de convertirse en altos ejecutivos.

“Por ejemplo, este estudio revela que ambos géneros anticipan una participación igualitaria en la crianza de sus hijos con un 80% de las mujeres y casi el 70% de los hombres manifestando que pretenden compartir equitativamente el cuidado de sus hijos una vez que tengan una familia”, explica Nicolás Masjuan, Socio Local de Bain & Company.

Una generación de líderes de negocios y emprendedores que ya no solo estén enfocados en sus profesiones forzarían a las universidades y empleadores a adaptar sus programas para reflejar que las carreras en las que hay que dejar todo de lado para llegar a la cima ya no resultan tan atractivas ni para hombres ni para mujeres. Los millennials aún aspiran a ocupar posiciones de liderazgo, pero también están buscando oportunidades de trabajo que ofrezcan caminos menos tradicionales y modelos más flexibles.

Las escuelas de negocios y las empresas que quieran mostrar que entienden el deseo de una integración entre la vida personal y laboral necesitan convencer a sus candidatos de que proveerán la instrucción, el aprendizaje experimental y las oportunidades de carrera que los estudiantes buscan. Ya no sólo se trata de impulsar a alguien a la cima, también se trata de crear futuros líderes que sean exitosos tanto en el trabajo como en los demás aspectos de sus vidas. Las escuelas de negocios deben proveer acceso a empleadores que valoren a candidatos con estas prioridades.

Las compañías, en tanto, tienen sus propios desafíos mientras tratan de atraer a la próxima generación de líderes. Si los graduados están buscando empleos que impliquen maneras diversas de ver el éxito, las empresas necesitan hacer más que hablar de flexibilidad. Necesitan demostrar que tienen una cultura del trabajo y un management que acepta y estimula diversos caminos a la cima y que han desarrollado e implementado modelos de trabajo flexibles que incluyan opciones como trabajo part-time, licencias, home office y compartir tareas.

Las compañías necesitan demostrar que valoran la necesidad y la obligación de cuidar y estar presentes para sus hijos tanto de hombres como de mujeres y que apoyan y celebran las múltiples maneras en que los empleados pueden ser exitosos sin sacrificar sus prioridades no laborales.

Para asegurar que los modelos de trabajo flexibles sean realmente exitosos las organizaciones deben cambiar la manera en la que piensan, en la que ven el éxito, así como sus políticas y comportamientos que refuerzan las prácticas actuales de promoción, lo cual no es una tarea fácil. Con el ascenso de esta nueva generación las compañías y los programas de MBA ya no pueden darse el lujo de ignorar o minimizar el deseo de una vida multidimensional u ocuparse de estos temas solo como una “cuestión de mujeres”.

“Tanto hombres como mujeres estarán eligiendo caminos que los ayuden a ser exitosos tanto en el trabajo como en la vida. Las escuelas y compañías que busquen a sus futuros líderes en las universidades tienen que tener en cuenta estos cambios de prioridades o verán al mejor talento irse con la competencia”, finaliza Federico Eisner, socio local de Bain & Company.

 

SITIO WEB
http://www.iprofesional.com, [Web en línea] http://www.iprofesional.com/notas/223466-El-work-life-balance-no-es-slo-un-reclamo-femenino-el-70-de-los-hombres-quieren-integrar-el-trabajo-con-su-vida-personal [Consulta: 25-11-2015]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*