Traumatismos

Advierten sobre el de aumento fracturas en el país a causa de dietas sin lácteos

En Argentina, se producen 90 fracturas de cadera por día –la consecuencia más temida- y los pronósticos indican que esa cifra se duplicará para 2050. La osteoporosis es una enfermedad silenciosa, a causa de la falta de ingesta de calcio mayoritariamente, por la que los huesos pierden densidad, se vuelven frágiles y, por lo tanto, se quiebran fácilmente.

Un problema de la adultez (en las mujeres el riesgo se acelera luego de la menopausia), cuya prevención arranca desde el nacimiento y continúa aún después de que se alcanza el pico de masa ósea, entre los 20 y 30 años

Rosa Scuteri, presidenta de la Sociedad Argentina de Osteoporosis (SAO) advierte que en nuestro país el consumo de calcio en la población adulta ronda el 50% del requerimiento diario. En los últimos años empezó a cobrar fuerza en algunos sectores la tendencia a eliminar por completo los lácteos de la dieta.

Un elemento fundamental para la absorción del calcio de los alimentos es la vitamina D, que se obtiene casi en su totalidad por la exposición sin protección al sol. En primavera y verano, se recomiendan exposiciones cortas de entre 15 y 20 minutos (y luego, de seguir al aire libre, sí hay que colocarse protector), fuera de los horarios pico de radiación solar y en otoño e invierno las exposiciones deben aumentarse.

Los médicos pueden indicar suplementos, en caso de ser necesario. También es clave el consumo adecuado de proteínas y el ejercicio, ya que la actividad muscular contribuye a que el calcio permanezca dentro del hueso.

Las consecuencias de la osteoporosis se miden por su evento final: las fracturas. Las más comunes son las de muñeca; las de vértebras, que pueden producirse al levantar peso y muchas veces pasan desapercibidas; y las de cadera. Nuestro país está entre los países con una incidencia anual alta de fracturas de cadera, con 34.000 casos en 2009, que se espera aumenten a 76.000 en 2050.

Gastón Uber, traumatólogo Clínica Monte Grande
“El veganismo se expandió muy rápidamente provocando un corte abrupto de ciertos alimentos sin ser reemplazados. Esto no implica aditivos, sino vegetales que nos proporcionen un reemplazo de vitaminas. Las elecciones son personales, y desde nuestra formación debemos guiar al paciente a mantener un equilibrio nutricional y mantenerse en actividad (física) que ayuda a paliar el deterioro óseo”.

Fuentes de calcio
El calcio puede encontrarse principalmente en productos lácteos, como la leche, el yogur y los quesos. Los alimentos no lácteos ricos en calcio incluyen algunas verduras (repollo, brócoli, por ejemplo); pescados enlatados de espinas blandas comestibles, como las sardinas; algunos frutos secos; productos de soja con calcio (tofu, leche de soja); y algunas aguas minerales, entre otros. Las Guías Alimentarias para la Población Argentina aconsejan la ingesta de tres porciones diarias de leche, yogur o queso. Una porción equivale a: 200 cc de leche (1 vaso), 200 g de yogur (1 pote), 50g de queso fresco/semiduro, 60g de queso untable ó 15 g de queso de rallar. Las cantidades necesarias equivalentes al contenido de calcio de un vaso de leche o yogur pueden equipararse con tres brócolis, 110 gramos de almendras, media lata de sardinas ó 36 cucharas de sésamo.

Fuente: https://www.eldiariosur.com/nacionales/salud/2018/1/22/advierten-sobre-aumento-fracturas-pas-causa-dietas-lcteos-13343.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*